Sunday, April 3, 2011

Eight minutes to live

Eight minutes to live
I was watching CNN this morning and they played a small trailer of the movie “Source Code”. In the scene, Jake Gyllenhaal asks this question to I guess, his girlfriend, “What would you do, if you knew you only have less than eight minutes to live?” and she replies.”I ‘ll make those seconds count”.
I lifted my coffee mug in approval and said to myself…that is so right!
Which compels me to ask you this question...what are you doing right now? Are you making those seconds count?
We really have no way to tell how much longer we are going to live. Just watching the news, things like earthquakes, tsunamis, mining accidents, bus crashes, floods, snow storms and so forth should bring you the perspective that life is too frail, and too short. Please understand, I am not a fatalist, but I am trying to wake you up out of you complacency. Life is really too short!
So why don’t today, take some minutes of your 24 hour long day and make some seconds count? Go outside, enjoy the sun. Get on the floor and play with your kids until you get dirty and sweaty! Call your parents and tell them how grateful you are for everything they had done for you. Play fetch with your dog; call that very special friend you haven’t talked in years. Do something new for yourself!
When you hug somebody, just don’t give a plain hug, hug them like you mean it, like you are holding to them for your dear lifewhen you are having a meaningful conversation with somebody, look at them in the eyes and showed them with your body language, how much you care for them, and when you kiss, kiss like this is going to be the very last kiss of your life. The other person will really notice the difference, and will love you more for that. Life is worth living if you make those seconds count. Live in the here and now, the future is a mere speculation.
I do hope that everybody who gets to see the movie gets the message too!

METTA
Dennis

Sunday, March 13, 2011

The man in the mirror: how to start to make changes

The man in the mirror: how to start to make changes
“I'm Gonna Make A Change,For Once In My Life
It's Gonna Feel Real Good, Gonna Make A Difference
Gonna Make It Right . . .

As I, Turn Up The Collar On My
Favorite Winter Coat
This Wind Is Blowin' My Mind
I See The Kids In The Street,
With Not Enough To Eat
Who Am I, To Be Blind?
Pretending Not To See Their Needs
A Summer's Disregard,
A Broken Bottle Top
And A One Man's Soul
They Follow Each Other On
The Wind Ya' Know
'Cause They Got Nowhere To Go
That's Why I Want You To Know

I'm Starting With The Man In The Mirror
I'm Asking Him To Change His Ways
And No Message Could Have Been Any Clearer
If You Wanna Make The World A Better Place
Take A Look At Yourself, And Then Make A Change”
Michael Jackson’s song Man in the mirror
The video is very powerful, click to watch here http://www.youtube.com/watch?v=PivWY9wn5ps
In my last travel, as I was sitting in a bus waiting for my next destination, the radio played this song and my friend Laura; sitting next to me said “I really love this song”. In all honesty, I asked her what was the song about, and she said “if you wanted to make changes, you have to start with yourself.’
WOW! That really hit me like a bag of bricks! First, I realized my lack of mindfulness, since I heard that song many times but missed it’s message for so many years and number two; it gives me another chance to bring the Buddha Dharma to you.
How many times we complain about homeless people and  the lack of assistance from the government, but when a homeless person ask us for a dollar, we refuse and turn away, but rather pay $5 dollars for a Starbucks coffee or $2.50 for a bottle of Fiji water? How many times we throw away food or perfectly good clothes or shoes instead of donating it? Why do we  complain so much about waste, but don’t recycle? Even worse, how many times we had been asked to donate our time or effort (which is free) to help another person and we say, “I have no time for that”, but spend hours sitting on our computers chatting in Facebook or going to E-harmony.com trying to find ‘our perfect match”?
There is a great incongruence here. We all want to help others, we want to do so much good, but it seems we cannot find the money, the time or the effort. Why is that?
It is very easy to blame others for other things or  for our shortcomings. We always have excuses for everything. I am late to work because: the alarm clock didn’t work, I could not get enough sleep, there was too much traffic, I didn’t have anything to wear, and the line at the coffee shop was too long…
As my friend would say in a situation like this, “This is rubbish!”
If you had checked your alarm clock the night before, it would have performed well. If you had not stayed late watching TV or in the computer until 2:00am, you could have plenty of sleep, if you had organized your clothes the night before with plenty of time, you would have no issues with it, if you had been on the road 15 or 20 minutes before, or taken another route to avoid construction, you would had been on time. And finally, just so you know, if you brew your own coffee at home, you could save over $700 dollars a year and even better, have it your way. Why do we have to find always so many excuses?
We all want world peace, right? We all talk about all these utopian ways to have peace in the world; that we need to disarm, destroy all nuclear weapons, take down all borders and finally, that all we need is love. But let me tell you how easy and how hard is to obtain world peace.
If you want to change the world and have world peace, you have to take the first step, which is to look at the man/woman in the mirror, and ask,  are you at peace with yourself? Do you accept the way you are without any judgments, without any expectations?  Can you look at yourself and honestly say, I am in peace? As long as you stay attached to what you think are your shortcomings and expectations, then you are not in peace.
Because when you are in peace with yourself, your frame of mind changes. You don’t have to prove anything to anybody. You don have to yell to the waiter because the chips are too old or lousy, you don’t have to criticize or chastise your spouse because he left his shoes in the living room or forgot to wash his plate after dinner. When you have peace, you don’t have to be in control always, or being in a defensive state 24/7. To be always in control, is a sign of insecurity, fear. Once you are in peace with yourself, you don’t need to be in control because you understand that change is the norm, you accept it and live with it, you are not afraid any longer, you are in peace.
Now, once you are finally in peace with yourself, you make peace with your family. Can you do that? From your family, you move away and make peace with your neighbors and then to the neutral people you meet every day that has no relationships with you. Finally, you know you are truly in peace when you make peace with your enemies. If you follow this train of thought, then towns, cities, states and nations would make peace within themselves, and the end result is truly world peace.
This principle is very easy to comprehend, but very hard to do. Please understand that you can accomplish anything you want, but first to start the change, you need to start with yourself. The Buddha said, “However many holy words you read, however many you speak, what good will they do you if you do not act on upon them?” Walt Disney also said, “All our dreams can come true...if we have the courage to pursue them.” In other words, change requires action, complaining does not resolve anything!
 Are you ready to take the first step and make  a change with the man in the mirror?
Metta
Dennis

Thursday, February 10, 2011

Ensayo sobre la soledad, la felicidad y el universo del hombre

Dennis Estrada
Nacemos solos, desnudos y desvalidos... tal vez el lector hará el argumento que los gemelos vienen en pares o hasta en tríos, pero  inclusive ellos solo pueden salir al mundo uno a la vez, es imposible que puedan salir dos criaturas a la misma vez por el canal vaginal e inclusive por una cesárea... nacemos uno a la vez y nacemos solos.
 Sin embargo, aun sabiendo que nacimos solos, continuamente estamos buscando compañía….no podemos estar solos, nos da miedo, pavor, fobia. Si llegamos a la casa y estamos solos, tenemos que prender la televisión para que nos haga compañía,  si tenemos computadoras, tenemos que estar metidos en Facebook, MySpace, Tweeter o  contando chismes en el teléfono continuamente  y mientras más amigos y contactos tenemos en nuestra lista, nos sentimos mejor. Siempre estamos buscando grupos y personas con las que nos podemos identificar para así compartir y no estar solos, ¿o me equivoco?
Conste, que no estoy en contra de los grupos sociales ni de las interacciones humanas, mi punto que quiero aclarar es que con ese miedo intrínsico  de estar solo, hemos creado y nos hemos hecho adictos al mito de una religión y de un Dios personal que esta con nosotros las 24 horas del día y nunca nos deja solo... Me explico...
Durante la evolución del hombre,  desde el  cavernícola hasta el hombre moderno (teoría que algunos grupos religiosos quieren refutar, pero que tenemos los fósiles que lo comprueban) el hombre estaba indefenso contra la naturaleza. En esa época que no había tecnología ni ciencia, el hombre veía muchas cosas que no entendía, por ejemplo como el día que se convertía en noche,  de donde salen las estrellas,  de donde vienen las estaciones del año,  la lluvia, rayos, cataclismos.  En la mentalidad del hombre primitivo, que estaba tan indefenso no había explicación lógica para esos hechos, así que al igual como tomó grupos de estrellas en el cielo nocturno, le dio forma y los llamó constelaciones, así el hombre primitivo llego a la realización de que todas las cosas a la que no tenia control eran la causa de un ser divino y poderoso. Debido a que  el hombre primitivo no podía  ni tenia control de esas cosas, encontró una causa, un poder mas allá de lo incomprensible y comenzó a pensar en dioses y creadores...dios del fuego, del agua, de la lluvia...luego comenzó a formular teorías de  el origen del hombre y a crear mitos que lo reconfortaran,  mitos que de alguna manera explicara su vida y lo ayudaran a sobrevivir en su medio ambiente. Ese fue el principio de esas religiones.

Luego, mientras el hombre avanzaba en su evolución, convirtió a algunas de esas religiones necesarias en su forma de vida, pues les enseñaba a las personas en la forma de actuar en grupo, como escoger parejas, que tipo de carne comer, con que mano no podían comer. Muchas de esas religiones tienen el crédito de formar buenas bases morales en nuestra sociedad, cosas que son muy necesarias y que han ayudad mucho al progreso de la humanidad, hasta que algunos descubrieron como la religión les podía dar poder. Algunos hombres descubrieron que por medio de la religión, podían mantener a la población ignorante y sumisa, controlada y a la vez sacar partido de ella. Por culpa de esas religiones, se creó el mito de que “no vas a obtenersalvación o ir al cielo si no es a través de nosotros” y que si no nos obedeces hay un ser o un dios que te esta observando las 24 horas del día y que te va a castigar  en un infierno eterno, a menos que por supuesto, estés con nosotros y nos obedezcas. En ese momento, se esclavizó la mente del hombre, con el mito del dios personal con el que no puedes ser salvo si no a través de el y de el cual depende toda su existencia.

Por culpa de ese mito, tantos miles han muerto, tantas cabezas han rodado en nombre de ese dios e inclusive, civilizaciones enteras han desparecido, en nombre de ese dios misericordioso y bueno.

Entiéndase que las religiones, si se llevan a cabo en base a una moral y compasión para todo el mundo son muy buenas. Para muchos es el despertar espiritual y para otros, el freno que necesitan para controlar la parte negativa de sus vidas. Pero en el momento que tu religión no te deje avanzar espiritualmente,  te diga que te vas a condenar si visitas otra iglesia o que solo ese dios es el único en el mundo y que si no a través del no puedes hacer nada, entonces siéntate a meditar. Piensa que si ese dios (de la religión que sea) es tan bueno y misericordioso, ¿por que existe tanto dolor y sufrimiento en este mundo? Por que permite que nazcan niños deformes, por que hay epidemias, hambre, crímenes. Si ese dios fuera tan bueno, solo bastaría orar para que nos escuchara y todo arreglado. Pero por desgracia, no pasa así. Podemos pedir de rodillas fervorosamente que nos ganemos la lotería, que nuestro hijos se haga doctores, que a nuestro familiar se le quitara el cáncer...rogamos, rezamos, y nada pasa y aun así somos tan ciegos que decimos que no obtuvimos lo que pedíamos pues no lo merecíamos o por obra divina.  Estamos tan ciegos... sin embargo, solo tenemos que tomarnos el tiempo para abrir los ojos para que podamos ver la verdad.

Como dije al principio, nacemos solos...venimos a este mundo que es imperfecto, a este mundo donde aunque no lo creamos, venimos a sufrir. Sufrimos  simplemente por la condición humana que tenemos.... llegamos al mundo por el trauma del nacimiento. Luego envejecemos, algunos vamos a tener enfermedades y luego todos sin excepción morimos. Esa oración anterior es tan importante porque en ella se resume nuestra vida sobre esta tierra… nacemos, envejecemos, enfermamos y morimos.

Aunque no lo creamos ni lo podamos recordar, el nacer es un trauma, salir de un vientre calido a través de las contracciones uterinas hasta llegar al canal vaginal a un mundo frío e inhóspito, es un evento violento que no todos lo sobreviven. Luego vamos creciendo. Mientras crecemos, conocemos a otros que nacen y a la vez mueren, lo que nos trae alegrías y tristezas. Luego a esos seres queridos llegan y se van y nos causa más tristeza. Nos enfermamos, otros seres queridos se enfermen, sufren y muere y al final de cuentas, de la misma manera nosotros morimos causándole dolor y sufrimiento a otros.

Si lo que estoy diciendo  hasta estos momentos no es cierto, entonces te invito a que tomes este ensayo y lo cierres y continúes con tu vida  tal como la llevabas hasta antes de comenzar a leer, pero si estas listo, entonces sigue leyendo...

Quiero volver a aclarar, que no estoy en contra de un Dios, de una creación  o del “status quo” de nuestra sociedad. Muchas personas pierden mucho el tiempo, debatiendo si hay un dios creador, que si somos hijos de Dios, que si de donde vinimos, cual es nuestro propósito en este mundo.  Se puede perder mucho tiempo en esas teorías que aun nadie puede probar si son ciertas o falsas. Pero lo importante es, encontrar nuestra salvación y simplemente te quiero aclarar a ti amigo lector, que la   responsabilidad de tu salvación esta en ti mismo, no en  nada ni nadie más....

Si alguna vez haz escuchado del libre albedrío, significa que en tu condición de ser humano, tienes la capacidad de escoger, de decir si quiero o no quiero, ¿cierto? Muchos sabemos eso, pero solo a medias. Tener el libre albedrío es una gran responsabilidad, pues si tu tienes la capacidad de decir si o no, significa que eres completamente responsable de tus actos y consecuencias y que no puedes culpar a nadie mas... ¿te diste cuenta? Ahora que sabes lo que verdaderamente significa el libre albedrío, sabes que tu mundo y tu universo, esta creado por tus propias acciones, (Karma). Y por ende, todo lo que pase en esta vida  desde que sales del vientre de tu madre, es tu responsabilidad.

Se que  ahora hay dudas en tu mente. Nadie quiere tomar responsabilidad por sus acciones, pues cuando nos pasa algo malo siempre queremos echarle la culpa a otros… a nuestros padres, a la sociedad, al gobierno. Cuantas veces escuchamos esto día tras día....llegué tarde porque el tráfico no me dejo llegar a tiempo o se me quedó el auto sin gasolina. Estoy gordo por que la dieta no me funciona,  nadie en el  mundo me quiere y no me acepta como soy....

Al individuo que llegó tarde, si se hubiera levantado 15 minutos antes o le hubiera echado gasolina al auto el día anterior, no hubiera llegado tarde...el que se queja de la dieta, es por que siempre tiene una excusa, que si las tiroides, el estrés, los precios de los productos de dieta. Para bajar de peso, solo hay que comer menos y ejercitarse más... ESO ES TODO! No se necesita magia ni pagar dinero para bajar de peso.  ¿Porque no hay gordos en Etiopia o Darfur? No es por que tengan mejores planes de dieta que nosotros, simplemente, porque comen menos. Y el individuo que dice que nadie lo acepta ni lo quiera, pregúntale a el, ¿te aceptas a ti mismo tal como tu eres?  ¿Te amas a ti mismo con tus defectos y virtudes, o siempre estas buscándote una falta y culpando al mundo por ella? Te estas dando cuenta ya, que somos nosotros los que tenemos el poder de controlar nuestras vidas? Si, se que es un concepto nuevo y tal vez extraño. Te entiendo pues yo fui criado con el concepto que todas mis acciones era “Si Dios quiere” y por ende, nunca me atrevía a hacer nada y si algo no me salía era porque Dios no quería...

Ya es hora de que abras los ojos. Date cuenta de que te puedes encerrar en el cuarto, hacer ayunas y rezar todo lo que quieras para que te conviertas en un doctor o abogado, pero recuerda, si no vas a la escuela y eres aceptado y no te gradúas, nunca vas a llegar a ser doctor ni abogado. Si crees que por tu fe ciega vas a abrir los ojos y tener una practica con muchos clientes, entonces por favor, déjanos saber  a todos como lo hiciste, para así compartir  con otros tu buena fortuna.

¿Ahora te estas dando cuenta de que si estamos solos en esta vida? Con la excepción de nuestros familiares y amigos que nos acompañan temporalmente, no hay nadie que este contigo diciéndote lo que tienes que hacer ni dándote lo que tú necesitas a menos que lo hagas tú mismo. Desde que te levantas por la mañana, cuando tomas tu primera decisión de que pie va en que zapato, como te lavas los dientes, que vas a desayunar, como vas a llegar al trabajo, cuanto vas a vender hoy, a quien vas ayudar. Todo esto es tu responsabilidad y de la misma manera, todas las cosas negativas que creas, los antagonismos, ira, rencor, cuando le quitas a alguien, cuando atropellas o matas a un animal indefenso, cuando matas por placer  o por ira, todo eso es tu responsabilidad y por ende, tendrás que rendir cuentas por ello. No a un dios celestial ni a un juicio supremo, tendrás que darle cuentas a ti mismo por tus malas acciones y sabes que, tu mismo no te puedes engañar de las cosas malas que has cometido.

¿Ahora entiendes por que es más fácil aceptar el mito del dios personal que te va a perdonar todos los pecados cuando te mueras? Claro, ¿a quien no le gusta la idea de hacer todo lo que le da la gana y luego arrepentirse los últimos segundos para comenzar en cero otra vez?
Como vez, ahora  entiendes que eso no es cierto...nada ni nadie puede remover de tu existencia tu karma, tus acciones positivas y negativas. Tú eres responsable por ellas hasta que las pagues y te voy a dar un ejemplo como funciona el karma. Imagínate  que tienes una cuenta de banco, que se llama ‘mi vida”.

Mientras trabajes y hagas crédito positivo y cosas buenas, tu cuenta va a crecer y cada vez tu vida será mejor y más abundante. Cuando llegue el momento en que ya no quieras trabajar, en el momento en que prefieras hacer obras negativas, gastar tu dinero y tirar cheques sin fondo, ¿entonces que va a pasar? Tu dinero se acaba y entonces la ley se hará cargo de ti, pues tienes que pagar todos esos cheques sin fondo y obras negativas que hiciste. Tal vez vayas a la cárcel por un tiempo, tal vez tengas que hacer trabajo comunal por un tiempo o los dos, hasta que así pagues tu deuda con la sociedad. Luego de eso, vuelves a comenzar  en el ciclo de la vida. Pero como viste, tu vida fue la consecuencia de tus acciones anteriores, si trabajaste mucho e hiciste cosas buenas, tu vida fue buena y lo tenías todo, pero cuando cometiste cosas malas, tus acciones eventualmente te alcanzaron y tuviste que pagar el precio.  Lo más importante es que te des cuenta, que el precio lo pagaste tú por tus acciones.  Como ves, la ley  del karma es una ley universal, no es un dios que te juzga y te dice lo que tienes que hacer. El karma te da el libre albedrío que tantos queremos, pero a la misma vez te convierte en tu propio ejecutor y juez. Este principio muchas personas prefieren ignorarlo.

De la misma manera, date cuenta que tu alegría y tu felicidad, tampoco depende de nadie. Tu haces tu propia felicidad al darte cuenta  que lo que tu tienes en este preciso momento es lo que te haz ganado con tu esfuerzo, con tu karma anterior. Pero si continuas pensando de esta manera “yo seria feliz si tuviera un auto nuevo, seria feliz si tuviera una casa mas grande, seria feliz si tuviera mas dinero o otra novia o novia”.

Mientras estemos dependiendo de otras cosas para nuestra felicidad, nunca vamos a tener una felicidad perecedera pues  por desagracia, nada es eterno en este mundo nuestro...la juventud, la salud, los diamantes, los autos, las casa, nada dura para siempre y aunque es cierto que nos brinda felicidad en el momento, el diamante se puede romper, nuestra belleza y salud se acaban, el auto lo roban o se pierde en un accidente, el dinero se acaba... es menester darse cuenta que la felicidad la hacemos nosotros, no te la da nadie, ni tu pareja, ni un amor, ni tu mascota... tu eres feliz cuando aprendas a aceptarte y a amarte tu mismo y puedas decir, “en este momento lo tengo todo y no necesito nada mas”. Esa es la verdadera felicidad, la felicidad que perdura.

Y por ultimo, para ser felices, tenemos que entender el concepto de la muerte. Le tenemos tanto miedo a la muerte y nunca hablamos de ella hasta el momento cuando alguien se muere y hay que comprar el ataúd o pagar la funeraria.  La muerte es un evento natural del hombre. Técnicamente nacimos para morir y aunque no lo queramos admitir, traemos nuestro certificado de defunción en las manos. Muchos de nosotros no aceptamos este concepto que la vida es delicada y efímera y tienen miedo de morir y dejar todo lo que han logrado en este mundo y eso los hace tan infelices. Esa atadura emocional a esta vida y posesiones que van a dejar cuando se mueran los hace muy infelices. Cualquier tipo de atadura que te cause angustia o daño emocional, tienes que abandonarla o nunca vas a ser feliz.

Y ahora  después de todo esto que has leído te preguntarás, que voy a hacer con este conocimiento que acabo de aprender, ¿como lo aplico a mi vida?
Primero te quiero decir, que no aceptes nada de lo que haz leído, solo por el simple hecho de que yo lo dije. Siéntate a meditarlo, lee otros libros de otras fuentes, de otras religiones, grupos, de otros pensadores. 

Habla con tu pastor, con un sacerdote, santero. Haz preguntas y analiza sus respuestas. Una vez lo hayas analizado todo y si crees que tiene sentido, entonces acéptalo y practícalo. Pero jamás aceptes nada porque alguien te lo dijo!

Si ya entendiste  al fin que eres el arquitecto de tu destino y que no puedes culpar a nadie mas por tus triunfos y fracasos, entonces toma las riendas de tu vida. Entiende que cada acción, positiva o negativa que hagas, tiene sus consecuencias en esta vida o la próxima. Recuerda, que nuestro viaje por esta vida es muy corto, que vamos a morir tarde o temprano y eso nada ni nadie lo puede evitar. Disfruta tu día con tu familia y seres queridos como si fuera el último, que cuando llegue el dia de tu partida, no te quedes con la angustia que no te disculpaste por una ofensa, o le dijiste a alguien que lo amabas. Esto se llama vivir el momento.

Así que  haz un alto en tu vida.  Decídete que vas a comenzar una nueva vida en este preciso momento, no esperes hasta mañana.  Abre los ojos y suelta tus ataduras, deja las excusas,  abandona esas muletas mentales que no te dejan avanzar espiritualmente. No dejes que las emociones te dominen, aprende a controlar o dominar tus emociones. Ya sabes que nuestra condición humana, a pesar de lo frágil y corta que es, es la única donde tenemos el control de nuestras vidas y así avanzar espiritualmente hacia nuestra propia salvación. Aprende que si hay dolor y sufrimiento, también podemos disfrutar cada momento de las cosas bellas y únicas de esta existencia.

¿Como comenzar en este nuevo camino? Muy fácil, dedícate a hacer cosas buenas, sin esperar nada a cambio. Refuerza tu propio código moral. Si no sabes como, puedes comenzar por practicar estos preceptos que son muy  sencillos y universales:
1. No matar, sino cuidar de todos los seres del mundo (humanos y animales)
2. No tomar lo que no te es dado, sino respetar las cosas de los demás. Paga a otros lo que es justo.
3. No tener una conducta sexual promiscua, sino practicar la pureza de mente y el auto control.
4. No mentir, sino hablar con la verdad.
5. No participar en la producción y el comercio de armas, ni químicos que perjudiquen a la salud y a la seguridad publica, ni de drogas y substancias que confundan y debiliten la mente.
6. No desperdiciar, sino conservar los recursos naturales y la energía.
7. No albergar enemistad en contra de los errores de los demás, sino promover la paz y la justicia a través de medios no violentos. No juzgues.
8. Busca el camino medio, todo en la vida lo puedes disfrutar con moderación mientras no le hagas daño a otros...

Si practicas esos preceptos, vas a crear karma positivo para ti y para los que te rodean. Al pasar el tiempo, te darás cuenta que obtendrás paz  espiritual y mental, al saber que tus acciones son correctas. Entonces con tu ejemplo, podrás predicar sin palabras la verdad que ahora tu conoces... que venimos al mundo solos y desnudos y que somos los creadores de nuestro propio universo…que cuando nos llegue la hora de la muerte, de esa misma manera, solos y desnudos nos vamos a marchar. 
Y nada ni nadie puede cambiar eso...

“La oración en el budismo”


Dennis Estrada
Ejemplo de una oración budista
Déjame no rezar para ser protegido de los peligros
sino para no temerlos y enfrentarlos.

Déjame no suplicar para acallar mis dolores
sino para tener la compasión necesaria para conquistarlos.

Déjame no buscar por aliados en el campo de batalla
sino por mi propia fuerza.

Déjame no desear en trémulo pavor ser salvado
sino esperar alcanzar la paciencia para conquistar mi libertad.
¡Sarvamangalam!
¡Bendiciones a todos!
Oración al Bodhisattva
Por Rabindranath Tagore
Traducido por la Rev. Yin Zhi Shakya, OHY
 
Muchos de nosotros hemos experimentado  la frustración de que nuestras oraciones no reciben respuesta. Nos hincamos de rodilla ante una imagen, miramos al cielo, pedimos y pedimos. Pedimos por nosotros, por nuestras familias, por nuestros seres queridos. Pedimos salud, dinero, amor, pero nuestras oraciones nunca son contestadas...
La oración, según la tradición occidental o la cristiana intenta la comunicación con un poder trascendental por encima y más allá de nosotros. Este poder (poder divino o fuerza creadora), que no existe dentro de esta vida terrenal, ha de ser encontrado en algún otro lugar al que muchos llaman “el cielo”. De este modo la oración se orienta  a pedir a una entidad externa y distante.
Este enfoque religioso se basa en la premisa de que los seres humanos somos impuros, de que inherentemente no somos buenos. Venimos al mundo manchados con un pecado original y por eso no somos lo suficientemente buenos como dicen “antes los ojos de Dios”. Por eso, si nos damos cuenta, esas oraciones están llenas de sentimientos de culpa y de inadecuación. Como no nos damos cuenta de nuestro valor y de nuestra propia fuerza interna, tenemos la tendencia a continuar orando, tratando de comunicarnos con ese poder externo a nosotros, pues lo que queremos, no lo podemos alcanzar nosotros solos.
La oración según el Budismo es significativamente diferente de lo que es  ese tipo de oración con la que la mayoría de nosotros estamos familiarizados desde nuestra niñez.
Según el Budismo, nosotros mismos somos nuestra fuente de poder y esta está dentro de nosotros. Una oración budista  es una meditación  o afirmación que va dirigida hacia nuestro interior. Estamos recurriendo a la ayuda de nuestra propia naturaleza de Buda inherente, del Buda que todos llevamos en nuestro interior.  Esto significa que todos los seres vivientes nacemos con la capacidad de ser Budas y especialmente, los seres humanos somos por naturaleza muy valiosos y buenos. Las oraciones budistas están llenas de un sentido de responsabilidad y agradecimiento.
El Budismo posee un enfoque de la vida humana que es esencialmente optimista y, por tanto muy profundo. Si hacemos una oración en busca de que algún poder externo venga hacia nosotros y produzca un milagro, estamos buscando en el lugar equivocado. Nuestra naturaleza de Buda se encuentra en el profundo y oscuro almacén de nuestra vida pero no es fácil de encontrar debido a nuestra ignorancia. Cuando uso el término ignorancia, no me refiero  a la falta de educación organizada (escuela superior, universidad). Ignorancia es simplemente nuestra inhabilidad de ver la verdad de las cosas, pues dentro de nosotros no sólo se encuentra la causa de nuestros sufrimientos, sino también la solución a todos nuestros problemas. Si diriges tus oraciones hacia afuera, éstas no serán respondidas. Nada pasará.
Todos sabemos que ocurren tribulaciones en nuestras vidas. Tenemos que entender que los sufrimientos y las alegrías son hechos naturales de la vida. Hasta a los sabios y los santos les ocurren tribulaciones. El Budismo acepta el hecho de que ocurran tribulaciones y de que nosotros sufrimos. Nuestro sufrimiento hace brotar el deseo de erradicarlo, pues  a nadie le gusta sufrir, todos deseamos eliminar el sufrimiento. Este deseo nos impulsa a tomar acción con la intención de eliminar el sufrimiento. Sin embargo, carecemos de sabiduría, que es la habilidad de ver las cosas tal como son. Porque existe la ignorancia en nuestra vida, tomamos una acción incorrecta a pesar de nuestra sinceridad, hacemos una causa negativa en vez de una positiva.
Imaginemos al equipo de los “New York Yankees”, un equipo de beisbolistas, dedicados y extremadamente capaces. Supongamos que son enviados a Guatemala a competir por la copa mundial de fútbol (Soccer). Se les informa que si ganan recibirán un millón de dólares al año por el resto de sus vidas. Se sienten motivados, pero nadie les dice las reglas del fútbol. Los Yankees salen al campo de fútbol con sus guantes y sus bates dispuestos a ganar la copa mundial. Juegan dando lo mejor de sí, pero sólo pueden jugar según las reglas del béisbol, porque no conocen las de fútbol; así intentan batear el balón para dirigirlo a la arquería y hacer un gol. Entonces son penalizados. A pesar de su sinceridad y buenas intenciones, manejan las reglas equivocadas. No pueden jugar porque no conocen las reglas. Esto es un ejemplo de lo que en el budismo llamamos ignorancia.
Por muy sincero, dedicado o trabajador que uno sea, nunca podremos ser felices si nuestra vida está llena de concepciones erradas. Por nuestra ignorancia, continuamos realizando causas negativas y de esta manera perpetuamos o incrementamos nuestro karma negativo, lo cual nos conducirá a más sufrimiento. El karma  es la ley de causa y efecto que a veces se manifiesta en nuestra incapacidad de manejar nuestras tribulaciones. Como ya mencionamos, las insatisfacciones son parte de la naturaleza humana y como no sabemos como manejar nuestras tribulaciones cuando nos golpean, terminamos haciendo lo equivocado, creándonos así más tribulaciones y así más karma negativo.
Al darse cuenta de esta verdad, El Buda Shakyamuni estableció que deberíamos eliminar los deseos y las ataduras  para salir de los caminos del sufrimiento. En el budismo entendemos que podemos transformar los deseos mundanos ejerciendo la sabiduría. Cuando estamos sufriendo podemos entonar una oración  o invocación por la sabiduría para  aclarar nuestras mentes, ver correctamente la causa u origen de nuestro sufrimiento y realizar la causa adecuada. La sabiduría nos permite romper esta cadena kármica, pues nos inspira a tomar la acción que nos libera de nuestro sufrimiento.
Para aclarar, cuando un verdadero budista se postra ante una estatua de Buda, no lo hace para pedir nada. ¿Que se le puede pedir a una estatua que esta construida de yeso, concreto o de oro? Cuando nos postramos ante una estatua de Buda, estamos demostrando nuestra humildad a nuestra propia naturaleza Buda,  no a la estatua. La estatua es solo una guía, una manera de enfocarnos para lograr el objetivo que queremos alcanzar en nuestra vida,  que es llegar a ser un Buda, una persona que esta despierta. Una vez estamos despiertos, dejamos el sufrimiento pues ya nos conocemos a nosotros mismos y a nuestro universo. 
Por eso, el propósito del Budismo se refiere a despertar la sabiduría sobre nuestra verdadera naturaleza. Esa sabiduría es mil veces más valiosa que todos los pequeños beneficios  materiales que uno puede acumular en esta vida. La búsqueda de posesiones materiales no es algo negativo, pero éste no es el propósito  final de la vida. Lo que el ser humano anda buscando, es la sabiduría para salir del Samsara, que es el ciclo repetitivo del mundo insatisfactorio, perecedero e insustancial que vivimos.
¿Por qué queremos ser un Buda? Porque el poder del Buda es la sabiduría. La palabra Buda en sánscrito significa despertar o estar despierto. Quiere decir que tenemos la capacidad de percibir la verdadera naturaleza de todos los cosas. Es como estar en la montaña más alta, mirar hacia abajo y ver todo lo que esta pasando, lo bueno y lo malo.  Por eso, cuando oramos pedimos la sabiduría para percibir la verdadera naturaleza de lo que realmente está ocurriendo y atacar la raíz de nuestro problema. Pero la pedimos a nosotros mismos, no se la pedimos al Buda que no las otorgue. El Buda es simplemente un guía, no es un dios. ¡Tenemos que encontrar la sabiduría nosotros mismos sin esperar que nadie nos las otorgue! Por supuesto, esto es algo que toma tiempo y esfuerzo y por eso, esta alternativa no es atractiva para muchos.
Yo personalmente he escuchado sermones donde dicen “Si tienes un problema en tu casa, déjaselo a las manos de Dios para que se te resuelva, si tienes un problema de dinero o salud, déjaselo a las manos de Dios”. Siguiendo esta actitud, muchas personas continúan orando para que todo les llegue sin tener que hacer ningún trabajo o esfuerzo. Nunca salen del atolladero, pues  como nada pasa, creen que no son merecedores de nada,  y siguen perpetuando el círculo de negatividad. Muchas religiones estimulan ese tipo de oración y por ende están conduciendo a la gente a la ruina.
Si te estas ahogando en un río, la solución es que nades a la orilla para salvarte, pero si te quedas allí sin moverte en el agua, orando y sin nadar, eventualmente te vas a ahogar.  ¡Si tienes un problema de salud, ve un doctor y si tienes problemas de dinero, busca otro trabajo o estudia para que seas mejor remunerado, pero haz algo! Para vencer en la vida requerimos determinación y de oración, de esfuerzo, de ingenio y creatividad. Es equivocado orar para hacernos ricos rápidamente, con la expectativa de dar con un golpe de suerte inusitado o esperar una cura milagrosa si no se va al doctor. Esto no es fe, eso es mera fantasía.
Aunque no lo creamos, el camino de nuestra vida ha sido ya muy transitado por nosotros, es como una autopista. Hemos estado caminando por el sendero de nuestra vida, tomando las mismas decisiones, haciendo las mismas cosas, existencia, tras existencia. Jamás habremos despertado al hecho de que estamos caminando en círculo, regresando siempre al mismo punto. ¿Qué significa esto? Si crees que la causa de tus problemas está fuera de ti y que igualmente lo están las soluciones, no estarás abrazando la Ley Mística, sino una enseñanza inferior.
Es importante no buscar la solución fuera de ti mismo. No trates de obtener el poder desde el exterior. Busca la solución al problema dentro de ti mismo.    eres el problema y también la solución. Si entonas  la oración o afirmación: " Quiero manifestar la sabiduría para comprender lo que debo hacer; quiero tener la sabiduría para saber que acción tomar en esta situación", te sorprenderá de tus avances. Las oraciones dirigidas hacia afuera no ayudan en nada, aunque se repitan por el resto de su vida.
No pierdas tu tiempo culpando a otros por tus faltas o tu  desdicha. Abre tu vida y ve realmente tal como eres; confróntate y lucha contigo mismo. Con seguridad tu situación puede estar caracterizada como decimos en el budismo por uno de los tres venenos; codicia, ira o ignorancia. Para descubrir cuál es la tuya, pregúntate sinceramente: ¿En esta situación, soy egoísta? ¿Soy iracundo? ¿Soy ignorante? ¿Seguro es uno de los tres o combinación?  Solo tu mismo puedes darte cuenta de lo que esta ocurriendo.
Muy importante es entender que  las oraciones nunca terminan con el sólo acto de la oración, sino que incluyen las acciones que uno emprenda para lograrlas. La oración sin acción es idealismo y la acción sin oración es fútil. Una gran oración proviene de un gran sentido de responsabilidad.
Comience con la siguiente determinación: " Sobrepasaré mí sufrimiento, ¡Lo haré!”. Este tipo de oración autopotenciadora produce resultados'. Aunque en el momento no tenemos idea de cómo resolverlo, sabemos que necesitamos sabiduría y fortaleza. Para ello, meditamos en la situación y establecemos objetivos claros y concretos de lo que anhelamos lograr cada día y luego orar y retarnos para lograr cada uno de ellos. Esta determinación sincera hará surgir la sabiduría y abundancia de recursos que conducen por ende al éxito. Pero recuerda, esto requiere de tu  tiempo y de tu trabajo.
La oración funciona, definitivamente, pero tiene que ser una oración formulada de una manera especifica o concreta. Lo que estamos haciendo y pensando mientras oramos es lo que decide la diferencia entre unas cuantas gotas de beneficios o un torrente de beneficios absolutamente increíbles. Por eso, reflexiona en tu actitud si es para mejorarte y progresar con tu propio esfuerzo o si lo que estás tratando de lograr es que algún otro te ayude. ¿Está jugando a la víctima o estás lleno con la determinación de que sobrepasarás tu sufrimiento?
"Necesito una mente clara y la fortaleza para salir de este problema, me tomará de mi esfuerzo y de mi tiempo, pero ¡lo voy a lograr!", con una oración así creo que no habrá nada que no pueda alcanzar.
Adaptación de “Traducción del inglés, de una conferencia del Sr.Gres Martín, Subdirector General de la S.G.I. ‑ U.S.A., en el Centro Cultural de Seattle, el 09‑06‑95. El Sr. Martín revisó la transcripción en inglés y aprobó su distribución. www.sutradelloto.com.ar/downloads/file2/La%20Oracion.doc”